40 Aniversario

Fase lunar

Estadisticas

El cielo de invierno

El pasado viernes 3 de febrero nuestro compañero Ricardo Ninet, gran conocedor del cielo a simple vista y uno de nuestros socios más experimentados en observación visual, nos habló de las maravillas del cielo invernal. Tras conocer algunas particularidades y virtudes del cielo de invierno que lo hacen especialmente adecuado para la observación astronómica, aprendimos que en esta época se pueden contemplar el mayor número de estrellas de primera magnitud de todo el año (ocho en total) y que seis de ellas forman el llamado “hexágono de invierno”: Capella (Auriga), Pollux (Gemini), Procyon (Canis Minor), Sirio (Canis Major), Rigel (Orion) y Aldeabarán (Tauro). Aún quedaría otra estrella muy brillante, Betelgeuse (Orion), que quedaría inmersa dentro de este gran hexágono. La octava estrella de primera magnitud sería Castor, estrella doble compañera de Pollux en Gemini. Al igual que en verano, el invierno también tiene su “triángulo”, formado por las estrellas Betelgeuse, Procyon y Sirio, que forman un triángulo casi equilátero.

Desde un enfoque eminentemente práctico -como observador visual que es- Ricardo fue repasando las diferentes constelaciones de invierno agrupadas en cuatro grandes zonas del cielo: zona de Perseus-Auriga, zona zodiacal (Taurus, Gemini y Cancer), zona de Orion (Orion y Lepus) y la zona al este de Orion (Monoceros, Canis Major y Puppis), centrándose en los objetos más llamativos y curiosos que podemos encontrar en cada una de ellas.

Ricardo Ninet 1

Ricardo Ninet 2

Imágenes cortesía de posete.org

No faltaron ejemplos de nebulosas de reflexión (como M78 en Orión, o la nebulosidad que rodea a las Pléyades), nebulosas de emisión (M42, en Orión o la Nebulosa Roseta, en Monoceros), cúmulos abiertos (M34 y Doble Cúmulo en Perseo, M35 en Gemini, M36 y M37 en Auriga, etc), un cúmulo globular (M79 en Lepus, uno de los poquísimos ejemplos de cúmulo globular visibles en esta época del año), alguna galaxia (IC342 y NGC2403 en Camelopardalis) e incluso una estrella de carbono, R Leporis (HD31996), más conocida como la estrella Carmesí de Hind o Gota de Sangre, un objeto curioso que si es observado en el momento óptimo de brillo (es una variable que oscila entre la 5,5 y 11,7) nos ofrecerá la visión de la estrella con el color rojo más intenso y profundo que podemos observar en todo el cielo.

Texto: Jordi Cornelles

Actualizado (Jueves, 23 de Marzo de 2017 21:35)

 

Abivia MultiTwitter