Charla: William Herschel, el gran observador del cielo

El pasado viernes 20 de abril, nuestro compañero Álvaro Comes, estudiante del Grado en Historia de la Universitat de València, nos ofreció una interesante charla sobre la figura de William Herschel, en la que repasó los aspectos más destacados de su vida y los logros alcanzados por este genio de la astronomía. A pesar de su juventud, Álvaro es todo un erudito de la historia, que queda patente en el rigor con el que aborda los temas, la abundante documentación que aporta y la seguridad de su discurso.

Alvaro001.jpg

William Herschel nació en 1738 en Hannover (Alemania), y murió en 1822 en Slough (Inglaterra). Empezó como astrónomo amateur pero llegó a convertirse en profesional. Herschel puede considerarse el último astrónomo moderno (siguiendo la estela de Galileo y Messier), y el primer contemporáneo. Sus inicios fueron como militar (combatió en la Guerra de los Siete Años). Tras ella, se hizo músico, llegando a ser director de orquesta en Bath y a componer numerosas sinfonías y conciertos.


En 1773, se enamoró de la astronomía. Compró el libro “La astronomía” de James Ferguson y cambió su vida para siempre. El 13 de marzo de 1781 Herschel descubrió el planeta Urano. En principio, creyó que era una estrella, pero al ver cómo se movía lo catalogó como un cometa. Pasaron dos años hasta que Nevil Maskelyne, que no veía cola al supuesto cometa, sospechó que tenía que tratarse de un planeta. En 1783, Messier da por bueno el nuevo descubrimiento y ello cambia la astronomía: tras 4.000 años, se ampliaba el número de planetas conocidos, pasando de seis a siete. Y Herschel consideraba que era posible que hubiera más. En honor al rey Jorge III, Herschel le puso el nombre de “estrella del Rey Jorge”. Durante sus observaciones, no apreció ni anillos, ni bandas, ni manchas en el nuevo planeta. Sus cálculos sobre las características del planeta (distancia, tamaño, etc) son bastante parecidos a los valores que conocemos hoy en día.

Alvaro002.jpg

En 1782, pasa a ser astrónomo real de la corte. Deja la música, y se dedica plenamente a la astronomía. Hace observaciones de Venus y Mercurio. Deduce que ambos planetas no tienen luz propia. También observó tránsitos solares de Venus y Mercurio.

Su segundo gran descubrimiento personal fue averiguar que el Sol está en movimiento en la Vía Láctea, y que se dirige a Lambda Herculis.

Herschel fue muy prolífico. Descubrió más de 2.000 objetos celestes, con los que elaboró un catálogo de objetos de cielo profundo. El primero fue NGC 1055.

En 1782, le regalaron un catálogo de Messier. El objetivo de Messier cuando lo confeccionó era no confundir objetos de cielo profundo con cometas. Pero Herschel quería descubrir más objetos. Se puso a observar a un ritmo trepidante. Hubo noches que descubrió hasta cinco objetos. En 7 años, localizó dos mil objetos: estrellas, nebulosas, estrellas dobles, estrellas variables, cometas, cúmulos y apreció estrellas con colores. Era el catálogo más grande de su época. De hecho, Herschel es el astrónomo que más objetos ha descubierto. Como curiosidad, dejó constancia de que su hijo John y su hermana Caroline también fueron brillantes astrónomos y que colaboraron con él.

De vuelta al Sistema Solar, Herschel localizó los satélites Mimas y Encélado en Saturno y Titania y Oberón en Urano (1787). También descubrió Ceres, Palas, Vesta y Juno a los que denominó planetas ultrazodiacales porque no se podían ver a simple vista.