40 Aniversario

Fase lunar

Estadisticas

EL TRÁNSITO DE MERCURIO DE 9 DE MAYO

El próximo 9 de mayo vamos a poder ver cómo la minúscula silueta de Mercurio se proyecta sobre el Sol, es lo que en astronomía se conoce como tránsito. A pesar de que es más frecuente que el tránsito de Venus, no es algo que suceda a menudo. Han de darse unas circunstancias orbitales precisas entre la Tierra y Mercurio para que se produzca.

alt

                        Secuencia fotográfica del último tránsito de 2006 donde se aprecia la escala real de Mercurio Fuente: Infobservador

Actividad de observación del tránsito 


¿Por qué ocurre?


El plano orbital de Mercurio está inclinado 7 grados respecto al plano de la eclíptica y sólo hay dos estrechas regiones donde las órbitas se cruzan en que la Tierra, Mercurio y el Sol, se alinean con suficiente precisión como para que el fenómeno se produzca. Estas zonas siempre se encuentran muy cerca de los dos puntos de cruce entre los dos planos de las órbitas: los nodos. Así que ha de coincidir que Mercurio se encuentre entre el Sol y la Tierra (en conjunción inferior) y cerca de atravesar uno de sus nodos, para que el tránsito ocurra. Debido a la relación entre las órbitas esto ocurre siempre a primeros de mayo o noviembre La última vez que sucedió fue el 8 de noviembre de 2006 y la siguiente será el 11 de noviembre de 2019.

alt

                                  Las órbitas se cruzan en la línea de los nodos en mayo y seis meses después, en noviembre

                                                                   Fuente: ESO (European Southern Observatory)


La importancia científica de los tránsitos.

 Los tránsitos de Mercurio y Venus se pueden utilizar para medir la distancia Tierra – Sol. Durante los siglos XVII y XIX hubo varios intentos de medir con precisión por primera vez esta distancia mediante el método de Halley, observando los raros tránsitos de Venus (dos por siglo). Este método trigonométrico exige la observación de un tránsito simultáneamente desde diferentes latitudes terrestres y cronometrar con exactitud los tiempos de las fases, que serán diferentes en cada lugar por efecto de paralaje.



Cómo observar el tránsito

Para observarlo se han de tomar idénticas precauciones visuales que para los eclipses solares, pero en este caso, ni las gafas con filtros ni los prismáticos servirán de nada porque el pequeño tamaño aparente de Mercurio exige entre 50 y 100 aumentos, y por tanto el uso del telescopio. El método más cómodo será el uso de filtros de objetivo de vidrio o de Mylar, nunca filtros solares de ocular, muy peligrosos porque se pueden romper por recalentamiento. Es recomendable también tapar el buscador para evitar accidentes. Además puede utilizarse el sencillo y seguro método de proyección que permite el seguimiento del evento por varios observadores simultáneamente.

Para terminar sólo recordar que nuestra Asociación organiza una observación del tránsito en la Ciutat de les Arts i les Ciències (ver nota en la web).

 alt

                                  Hoja informativa con el horario de las fases del tránsito desde Valencia.

Referencias:


 

Abivia MultiTwitter